11/13/2015

[CAPÍTULO 3] MI OPORTUNIDAD ES CONTIGO - SERIE DONE GRIFFIN #2

Nota de autora: Muchas gracias por sus comentarios, me alegra mucho que les guste esta historia. :)


CAPÍTULO 3


Lucas respiró hondo en cuanto alistaba el pedido de Jake. Había pasado mucho tiempo desde la última vez que vio al guionista estrella, y debía admitir que, además de sentirse admirado por su presencia, y todo lo que esta representaba, aquellos ojos azules oscuros eran hipnotizantes.
Jake era realmente un hombre muy atractivo.
El chico tomó la bandeja que contenía un Café Latte, servilletas y una pequeña cuchara con el logo de Danny's Coffe.
—Aquí tiene su pedido —mencionó Lucas cortésmente, en cuanto colocaba el café frente a Jake. Él, con una pequeña sonrisa en su rostro, observó el trabajo del chico, quien parecía muy concentrado en lo que hacía, porque sus ojos nunca se dirigieron a los suyos, y era una lástima, porque Jake opinaba que Lucas tenía unos muy lindos—. Disfrútelo.
—Lo haré —asintió el hombre mayor—. Muchas gracias, Lucas.
Asintiendo, Lucas se dio la vuelta. Pero en cuanto se disponía a caminar lejos cambió de opinión y se dio la vuelta una vez más. Lucas era consciente de que su comportamiento era un tanto frío, pero para ser honestos, él no sabía si aún existía ese nivel de confianza que ambos tuvieron en aquella fiesta que organizó —precisamente Jake— para su mejor amigo Chad Griffin.
—Y... ¿cómo va todo? —Preguntó Lucas casualmente, ante la mirada amable del hombre mayor—. A pasado mucho tiempo desde la última vez que lo vi y...
—Por favor, Lucas, no seas tan formal conmigo —espetó con una sonrisa burlona—. Me haces sentir un anciano y aún no he cumplido los treinta.
Una pequeña sonrisa se formó en los labios del chico, soltándose un poco, y entonces dijo.
—De acuerdo. Lo siento. Es la costumbre.
Durante un par de segundos, Jake se limitó a mirar hacia Lucas, con el vaso de su Café Latte contra los labios.
—Me alegra haber venido aquí, ¿sabes? —mencionó finalmente.
—¿Ah?¿Sí? —inquirió Lucas, sosteniendo la bandeja contra su estomago con fuerza.
Jake asintió.
—Quizás suene exagerado, pero no soportaba ni un minuto más sentado frente a mi escritorio, intentando pensar en una buena idea para mi siguiente trabajo, entonces recordé este lugar y debo ser honesto, esperaba que estuvieras aquí.
—¿En serio? —frunció el ceño Lucas, pues, vaya, eso sonaba extraordinario—. Súper.
Jake soltó una pequeña risa divertida y Lucas dejó en la mesa de al lado la bandeja que cargaba en sus manos. Sintiéndose más en confianza, se atrevió a preguntar algo que llevaba pensando desde que lo vio cruzar la puerta.
—¿Está trabajando en un nuevo guión?
Lucas tomó asiento frente a él, aquello llenó de mucha satisfacción a Jake.
—Eso intento, pero en realidad aún no tengo ni siquiera una buena idea plasmada.
—Oh, comprendo —dijo el chico atento—. ¿Será una nueva historia de acción?
—No, estaba pensando en algo diferente —mencionó Jake, colocando sus codos sobre la mesa, e inclinándose un poco sobre ella, se encontraba muy interesado en iniciar una emocionante plática con el atractivo chico de ojos alegres frente a él.
Lucas, acomodándose sobre el asiento, escuchó con atención al hombre mayor, quien mencionó sus dos palabras favoritas.
«Terror y misterio.»
—¡¿Hablas en serio?! —soltó Lucas, atrayendo la mirada del nuevo guardia de seguridad que se encontraba parado frente a la barra, trabajando en su bitácora. Lucas se encogió y tomó su charola.
—Lo siento, creo que debo ponerme a trabajar o conseguiré meterme en un gran problema —murmuró, señalando disimuladamente al sujeto, quien seguramente ya anotó su ubicación en ese preciso momento.
—Oh, ya veo —murmuró con decepción, realmente disfrutaba la compañía de Lucas—. ¿A qué hora sales de aquí?
—Acabo de llegar —soltó Lucas junto con una pequeña risa, la que Jake encontró completamente encantadora.
—Comprendo... —susurró con exagerado desdén.
—A las once es mi hora de almuerzo —sugirió Lucas tímidamente, aún cuando luchaba consigo mismo en aparentar descuido.
—Creo que estaré aquí hasta entonces, tengo mucho en que trabajar.
—De acuerdo, entonces... estaré en caja, si necesitas algo solo dime.
—Lo haré, gracias.
—Por nada, es mi trabajo.
Dicho esto, se dio la vuelta y regresó a su trabajo con una sonrisa orgullosa en su rostro.

[...]

—Estas nervioso.
Dijo Chad y Jeremy se removió en su asiento mientras aguardaba a que el avión despegara. Dentro de aproximadamente tres horas aterrizarían en Orlando, Florida. Lugar donde los padres de Chad, y su hermano menor, vivían.
La cena se aplazó un poco, debido a que los señores Griffin se encontraban fuera de la ciudad, pero había llegado el día.
—No estoy nervioso, solo... un poco incomodo con este asiento.
Apenas abrió la boca para decir aquella mentira, Jeremy soltó un suspiro pesado. Se encontraban en primera clase y los asientos eran malditamente cómodos, casi como ir recostado sobre una nube.
Los ojos curiosos de Chad provocaron que gimiera y soltara toda la verdad, y nada más que la verdad. Seguiría el consejo de Lucas y sería completamente honesto.
—De acuerdo, sí estoy nervioso.
—Bebé, ya te lo dije —murmuró Chad dulcemente—. No hay nada de lo que debas preocuparte. Mis padres son muy simpáticos, quizás te sorprenda cuán distintos a mí son.
Jeremy sonrió apenas un poco, pues no solo se trataba de eso. Así que, acariciando la mejilla de su adorado novio, dijo.
—No lo dudo, amor... es solo que... —suspiró—. Tú me presentarás a tus padres y yo...
—¿Qué sucede, Jeremy?
La mirada del escritor se tiñó de preocupación. Jeremy lucia muy afectado desde aquella mañana. En realidad, su joven amante había actuado extraño desde que le mencionó sobre la cena.
—Debo confesarte algo.
—Estoy empezando a preocuparme, en serio.
Soltando un suspiro que se prolongó un poco de más, Jeremy dijo.
—No puedo presentarte a mis padres...
—¿Por qué? —inquirió Chad aturdido.
—Porque... han pasado muchos años desde que me echaron de casa, y desde entonces...
Chad no necesitaba escuchar más, ya que su corazón se encogió con solo escuchar el sonido quebrantado de su voz. Fue entonces cuando tomó la cabeza de su novio y la llevó junto a su regazo.
—Oh, bebé —susurró—. ¿Por eso siempre cambiabas de tema cuando te preguntaba por ellos?
Él asintió, mientras aspiraba el exquisito olor del hombre mayor.
—Jeremy, no debes preocuparte por eso. Yo deseo presentarte a mis padres, no espero nada a cambio, solo que disfrutes de este viaje —le aseguró, depositando un dulce beso sobre su frente—. Y sobre tus padres... lo resolveremos, ya verás.
Con una pequeña sonrisa en sus labios, Jeremy levantó su cabeza y miró al hombre que amaba. Confiaba en él, y si Chad decía que podían resolverlo, lo harían.
—Gracias, te amo.
—Y yo a ti, bebé.

[...]

—Realmente amo el género del horror —mencionó Lucas emocionado—. Estoy ansioso por ver tu película en los cines.
Jake observó con fascinación al chico junto a él. Lucas ya no llevaba esa gorra de su trabajo, la que ocultaba su cabello negro azabache, el que brillaba mucho a causa del sol, y de la vaselina que utilizaba sobre él, seguramente.
—Aún no se me ha ocurrido nada, Lucas —dijo honestamente.
—Lo conseguirás. Por Dios, eres Jake Carry, ganaste un jodido Oscar. ¿Sabes cuantos he ganado yo? —inquirió jocosamente, y ante el silencio y la confusión de Jake, dijo—. Exacto, ninguno. Es por eso que apuesto todas mis fichas en ti, y tu trabajo.
Soltando una carcajada, Jake se encogió de hombros, tomando el alago del chico con humildad.
Jake encontró muy curioso el hecho de que; a pesar de recibir una gran cantidad de elogios sobre su trabajo prácticamente todos los días, las sencillas y divertidas palabras de Lucas fueran sus favoritas.
—Muchas gracias.
—No tienes que ser tan modesto —espetó, encogiéndose un poco.
Mientras caminaban juntos por la calle, en silencio, Jake pensó en los extraños giros que daba la vida. Él, un hombre que siempre se caracterizó por poseer un bajo perfil, además de un exigente gusto para escoger a las personas con las que se relacionaba.
Nada complicado, Jake acostumbraba salir con hombres de su edad, sujetos cultos, al grado de ser capaces de matarlo de aburrimiento, pero ellos eran lo que él necesitaba, o eso creía.
—Y dime, ¿Cómo va la universidad?
Lucas giró su rostro hacia él. Vaya, su piel lucia suave y muy bronceada, incluso tenia pequeñas pecas regadas sobre su nariz. Solo hasta ese preciso instante Jake encontró aquella cualidad realmente atractiva en un hombre.
—Por ahora estoy de vacaciones —dijo.
—Eso es fantástico, eso significa que solo trabajas.
—Sí.
—¿Te gusta lo que haces?
—¿Hablas de mi trabajo en la cafetería? —Inquirió Lucas, con el ceño fruncido por el sol—. Sí, está bien. La paga es buena, incluyendo las propinas —sonrió al recordar el billete de veinte dólares que Jake dejó bajo su tarjeta de crédito cuando canceló la cuenta—. Además, tengo seguro dental y participaré en las utilidades.
—Suena bien —mencionó el hombre mayor con una pequeña sonrisa, Lucas asintió.
—Sí que lo es. ¿Qué opinas de la comida cubana? Conozco un lugar, no está lejos de aquí. Yo invito.
Jake asintió, y apresurándose detrás de un enérgico Lucas, ambos hombres dieron vuelta en la esquina.
Lucas llevó a Jake a un pequeño restaurante, no muy lejos de su trabajo. Su nombre era: «El Son Cubano» y el aroma que percibió el guionista apenas traspasó la puerta, causó que su estomago gruñera, pero por suerte, Lucas no lo escuchó.
—Aquí sirven los mejores frijoles negros que jamás haya probado —comentó, en cuanto buscaba una mesa vacía.
—Me gusta este lugar, luce muy acogedor.
Lucas asintió, moviendo sus hombros al son de una canción que empezó a sonar en el lugar, causando que Jake soltara una genuina carcajada.
«Guantanamera, guajira guantanamera.»
Aquello definitivamente sería muy divertido.


-----------

¿Hasta ahora que opinan de Jake y Lucas?

8 comentarios:

  1. Hola Jo :)
    Muchas gracias por el nuevo capítulo, me encanta que empiecen a interactuar mas entre ellos, realmente son muy lindos juntos, buen fin de semana, besosss

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti por el trabajo y por compartirlo con nosotr@s. Buen finde!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Jo me encantan y que Jake se le vaya quitando lo elitista con respecto a sus parejas, Lucas sigue igual de encantador y me encanta los flashes de Chad y Jaremy, besos y mil gracias

    ResponderEliminar
  4. Graciass. ..... Por el capítulo esta interesantisimo ...... Y por tu tiempo para tus fans

    ResponderEliminar
  5. Graciass. ..... Por el capítulo esta interesantisimo ...... Y por tu tiempo para tus fans

    ResponderEliminar
  6. me gusta mucho la historia entre los dos y además saber también sobre Chad y Jeremy, ¿pasará algo con el jefe?, muchas gracias, besos

    ResponderEliminar
  7. Excelente. Me encanta como llevas la historia.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. La historia fluye mejor cuando hay un común denominador, en este caso las historias de terror que apasionan a Lucas y que son de interés al guionista. Gracias de nuevo

    ResponderEliminar