11/11/2015

[SINOPSIS + CAPÍTULO 1] MI OPORTUNIDAD ES CONTIGO - SERIE DONE GRIFFIN #2

[Antes de leer esta historia leer HASTA QUE LLEGUE LA HORA]


SINOPSIS

Lucas Gonzales no podría sentirse más feliz de culminar exitosamente su primer semestre en la universidad de Cornell. 
En vacaciones, además de concluir su última pequeña historia paranormal, Lucas se ve en la necesidad de conseguir un nuevo compañero de piso. Ya que, su buen amigo Jeremy, se mudó con su novio Chad.   
Por otro lado, trabajar como mesero en Danny’s Coffe cada vez se hace más difícil. 
Su jefe Danny, de quien se encuentra platónicamente enamorado, y su esposa, la que espera su primer hijo, lucen más felices que nunca, y eso lo lastima un poco más cada día que pasa.
Mientras tanto, el famoso guionista de películas, Jake Carry, gratamente se topa con el trabajo que realiza el atractivo chico de ojos marrones en su blog, y luego de pensarlo durante largos días y noches, decide que tiene la excusa perfecta para acercarse a él y ofrecerle la que podría ser la mejor oportunidad de su vida.
¿Jake se encontrará listo para enamorarse y conquistar el desventurado corazón de Lucas?


Nota de autora: Esta historia es la continuación de HASTA QUE LLEGUE LA HORA, pero centrada en Lucas y Jake.También incluye una pequeña historia secundaria sobre Jeremy y Chad, esta estará repartida en los distintos capítulos que suba, y trata básicamente sobre el deseo que siente Chad por conocer a los padres de su novio, pero como podemos recordar, nuestro querido Jeremy no tiene una buena relación con sus padres desde que les confesó sus preferencias sexuales hace un par de años atrás. Chad intentará resolverlo, pero no será nada sencillo tratar con los señores Done.   


CAPÍTULO 1


Lucas dejó el teclado de su laptop antes de ver su trabajo al fin concluido.
El pequeño relato paranormal en el que había trabajado por semanas al fin se encontraba listo para ser editado y corregido. Lucas podía sentirse tranquilo de que al menos la parte más complicada del proceso ya se encontrara terminada.
Nunca en su vida hubiese imaginado la cantidad de expectativa que generaría su trabajo. Solo bastaba entrar en su blog y leer los comentarios que sus seguidores dejaban en la «post» que le dedicó a su gran idea. No compartió mucha información sobre lo que escribía, pero el pequeño fragmento que publicó dejó expectantes a sus seguidores.
«Pesadilla» era su nueva historia paranormal. Le tomó mucho tiempo realizarla, más considerando el empeño que le dedicaba a los detalles.
Entre el trabajo y la universidad, Lucas no consiguió dedicarle más de dos horas diarias a su trabajo. Cosa deprimente, considerando las toneladas de inspiración que sentía con respecto a la historia.
«Pesadilla» trataba básicamente sobre un niño de ocho años, quien sufre terror nocturno. Pero no solo se trataba de horribles pesadillas que involucran a un abominable espectro que perturba su sueño por las noches. El niño recibe señales y anuncios muy claros, de que aquella cosa no solo se refugia en sus pesadillas.
Aunque es un relato no muy extenso, Jeremy, quien fue el primero en escuchar su idea original, le dijo que sería su historia favorita de todas cuando se animara a escribirla y publicarla en su blog.

«www.lucasg.com»

Gracias a Jeremy, comprendió la importancia de contratar un dominio para su sitio web. Ahora lucia mucho más profesional. Su ex profesor y ex patada en los huevos, Chad Griffin, también le dio una charla sobre como promover sus trabajos en la red, proteger sus obras del plagio, etcétera.
El brillante escritor era una muy buena persona, y lo mejor de todo, no le molestaba en lo absoluto compartir sus conocimientos. Jeremy cada día se encontraba más enamorado de Chad, y el sentimiento era correspondido con la misma intensidad de parte del experimentado escritor.
En fin, le alegraba la felicidad de su ex compañero de piso.
Por ahora dejaría su computador y se concentraría en sus problemas. Desde que Jeremy se mudó con Chad, Lucas ha tenido que arreglárselas con las cuentas del departamento. Jeremy fue muy amable en dejar todos sus muebles, y electrodomésticos en el lugar, pero las planillas de servicios básicos, y el alquiler, no se pagarían solas.
Pensó en una solución rápida y efectiva. Esta consistía en conseguir un nuevo compañero de piso, pero el problema radicaba en lo complicado que sería para Lucas acostumbrarse a un extraño, aquella persona viviría a su alrededor, y la sola idea de permitirle a un potencial psicópata entrar a su hogar le ponía los pelos de punta.
Lucas tomó una gaseosa del refrigerador y se sentó frente a la televisión. Revisó los programas que trasmitirían a las diez de la mañana.
Una maratón de Friends, The Big Bang Theory...
Continuó vagando entre los canales y sus programaciones, hasta que se topó con una particular película, escrita por aquel guionista que tanto lo cautivó en la fiesta que organizaron para Chad Griffin hace más de dos meses.
Y por supuesto que se refería a Jake Carry.
Desde esa noche no habían vuelto a hablar. Pero Lucas consideró que eso era lo mejor, ya que apenas se enteró a que se dedicaba Jake, se sintió muy intimidado. El hombre era increíble en su trabajo, sus películas sobrepasaban sus expectativas, y una persona tan talentosa, sencillamente no le gustaría estar relacionada, o mucho menos, tener una amistad con un chico que se encontraba tambaleándose por la vida, y mucho peor aún, sin ningún plan real a futuro.
Jake Carry era un hombre maduro, casi una leyenda cuando de guiones se referían, y Lucas, él solo era un chico.
De repente su teléfono celular sonó, y en cuanto lo tomó de su bolsillo trasero, vio de quien se trataba, era Jeremy, su mejor amigo.
—Hola, Jeremy, ¿Cómo estás?
Al otro lado de la línea su, por lo general feliz y distraído amigo, le murmuró exaltado.
—Esta noche cenaré con la familia de Chad, Lucas, tengo miedo.
—Oh, espera, ¿Por qué tienes miedo?
—No lo sé, quizás temo lo que piensen de mi. ¿Y si me consideran muy poca cosa para su hijo? Oh, Lucas... ¿Y si me desaprueban apenas camine por la puerta?
—Rayos, Jeremy, cálmate, ¿sí? ¿Por qué eres tan pesimista? —Resopló Lucas por la línea—. Tu escritor te ama, está completamente enamorado de ti, ¿Y tú aún consideras que eres muy poco para él? Dime, ¿Qué opina Chad al respecto?
—Oh, bueno... No se lo he dicho de esa manera, pero... ¡Compréndeme, Lucas! La familia de Chad es tan elegante y distinguida. Ellos son muy unidos y estoy muy seguro que intentarán saber sobre mis padres. Oh, por supuesto, sin contar que Chad vive presionándome para que le presente a "sus suegros". Y eso es prácticamente imposible, ellos me odian, pero no soy capaz de confesárselo.
—Jeremy... —murmuró Lucas, comprensivo ante la situación en la que se encontraba su mejor amigo.
—Es vergonzoso, Lucas. Mis papás...
—No te odian, Jeremy, son tus padres.
—Oh, tú no los conoces. Tal vez mamá no me odie tanto, pero papá... él me dejó muy en claro que yo ya no existo para la familia Done.
—¿Y entonces que harás? ¿Sencillamente evadirás el tema? No conseguirás que Chad olvide el asunto si no eres honesto con él.
Lucas soportó un largo silencio al otro lado de la línea, hasta que escuchó el resoplido de Jeremy. Aquello sonó como un «De acuerdo, lo haré.»
—Tienes razón, pero no se lo mencionaré hoy.
—Me parece una muy buena idea, esta noche es muy especial, disfruta de la cena, platica con tus suegros. Los has hecho esperar por ti mucho tiempo.
—Sí... bueno, también asistirá el hermano menor de Chad.
—¿Él tiene un hermano menor? Pues, ¿Cuál es su nombre?
—Mark —soltó Jeremy con alegría—. Al parecer, él llevará a su prometida. Aún no los conozco, pero por lo que Chad me cuenta de ellos, ambos son una encantadora pareja de enamorados.
La plática entre ambos se desvió hacia sus alegres días de vacaciones, pero de pronto alguien tocó a la puerta, interrumpiendo la llamada.
—Jeremy, debo colgar. Nos hablamos mañana, ¿De acuerdo? —Dijo Lucas, mientras se dirigía a la puerta—. Relájate, todo saldrá de maravilla.
Descolgando su celular de la oreja, abrió la puerta y se encontró con cierta amable pelirroja del departamento 12.
—Hola, Laura.
Laura se llevaba muy bien con Jeremy, incluso, aquella noche que ambos organizaron una fiesta para olvidar sus desamores, ella se auto invitó con una funda de bocaditos y mucha colaboración en la cocina como ayudante del anfitrión. La chica que posiblemente tenía la misma edad de Lucas, le ofreció una tenue sonrisa antes de extender frente a él un sobre.
—Tu correspondencia, la dejaron por error en mi casillero.
—Oh, muchas gracias —dijo Lucas muy agradecido. Aquella era la tercera vez que el estúpido cartero dejaba su correspondencia en el casillero equivocado, pero hablar con el anciano era prácticamente imposible, todos sus reclamos parecían ser dirigidos a una pared.
—No te preocupes —dijo ella, y aún detrás de esa tenue sonrisa, Lucas podía ver lo agotada y triste que esta se encontraba.
—Laura, ¿Te encuentras bien? ¿Necesitas hablar con alguien sobre algo?
La pelirroja lo miró con sus ojos marrones muy amplios.
—No... Yo... creo que ya me voy. Debo ir a clases, bueno, hasta luego.
—Adiós —se despidió Lucas, quedando muy poco convencido de la actitud de su vecina. Algo sucedía con ella, y él no consiguió averiguarlo hasta la mañana siguiente, cuando una carta dirigida a Laura Hayes se encontraba entre sus cuentas del mes y la revista «Letras» a la que se suscribió un par de meses atrás.
Lucas no pudo evitar sentirse mal por ella, al ver que aquel sobre tenía un gran sello que decía: CARTA DE DESALOJO.

[...]

Lucas nunca vio llorar a una mujer tanto como lo hacia la pequeña pelirroja, que tirada sobre el pasillo del condominio, gemía con desesperación al ver como un par de sujetos sacaban todas sus pertenencias del departamento.
Minutos antes había escuchado las suplicas de Laura, a quienes se llevaban sus muebles y electrodomésticos, estos ya no eran nuevos, propiamente, pero parecían ser lo único que la pequeña chica tenia consigo.
—Laura... —dijo Lucas acercándose a ella deprisa, no podía evitar sentirse conmovido, necesitaba ayudarla de alguna manera.
—Lucas, por favor ayúdame, se están llevando mis cosas —dijo ella en un mar de lagrimas.
Los hombres que desalojaban el departamento observaron la situación y al percibir el aire conciliador que Lucas adoptó para dirigirse a ellos, estos le mostraron una carta del juzgado antes de que siquiera abriera la boca para defender a la pelirroja que lloraba sin cesar.
—La señorita Laura Hayes tiene una deuda con el banco desde hace dos años. Ella estaba advertida, le mandamos un sin número de cartas.
Lucas asintió con una mano sobre la parte de atrás de su cabello corto. Sí, ellos tenían razón, él ya había visto una de esas cartas en su buzón la semana pasada.
—Laura... lo siento.
La pelirroja restregó sus ojos, el maquillaje se le corrió un poco, pero poniéndose de pie, tomó un par de maletas, en las que logró empacar sus objetos personales.
—Está bien, Lucas. Es mi culpa. Todo lo que sucede conmigo es solo mi culpa —dijo con frustración, Lucas deseó ayudarla de alguna manera, y al ver sus maletas y su rostro desesperado y perdido, se le ocurrió una gran idea.
—¡Laura! justo ahora hay una habitación vacía en mi departamento, ¿Recuerdas a Jeremy?
—Claro que sí, él me recibió en su fiesta una vez, es muy agradable... —respingó la muchacha.
—Bueno, sí, tienes razón. El punto es que... él se mudó y yo necesito un compañero de piso, o compañera...
—Oh, pero... tú vives solo, y...
—Laura, no te preocupes, no soy peligroso —rió el muchacho con simpatía.
Laura le mostró una leve sonrisa antes de mirar hacia la puerta abierta de su departamento vacío, solo un par de prendas y un florero quedaron de lo que fue su hogar.
—De acuerdo... pero... no tengo mucho dinero para pagar el alquiler...
—Oh, no te preocupes, Laura —dijo Lucas tomando la maleta de la chica, ella le agradeció débilmente y lo siguió hasta el departamento 10 a dos puertas del suyo.
—Por ahora, solo instálate en la antigua habitación de Jeremy, yo duermo en la sala, me gusta allí porque tengo mi propio sofá cama, y me queda cerca del refrigerador, la televisión y el baño —dijo jocosamente. Laura asintió agradecida, en su rostro irradiaba la tranquilidad de tener al menos un lugar donde dormir por ahora.
—Muchas gracias, Lucas —le dijo, apenas puso un pie en el departamento que antes le habría pertenecido a sus dos amables vecinos.
El chico de ojos marrones y sonrisa amable, negó con afecto.
—No tienes que agradecérmelo, yo mejor que nadie sé lo que es estar solo y no tener un lugar adonde ir. Mira, sí no fuera por Jeremy, yo no sé que estuviera haciendo con mi vida justo ahora —le comentó sincero—. A veces solo necesitamos un amigo.
Los ojos de le pequeña pelirroja se inundaron de lagrimas, y sin previo aviso, saltó a los brazos de Lucas.



------
¡Hola! Espero que les haya agradado este primer capítulo.
SUBIRÉ UN NUEVO CAPÍTULO CADA SEMANA.
(Los primeros tres son un poco cortos, pero luego se van tornando más extensos) 
Me encantaría leer sus comentarios. ¡Hasta pronto!
-------



MÁS CAPÍTULOS...


10 comentarios:

  1. Hola Jo :)
    Me encanto el primer capítulo, cortito pero bastante sustancioso ;)
    será que habrá mal entendidos con Laura??? bueno, a esperar el siguiente capi, que tengas una linda tarde, besosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graciasssss, hoy subiré otro, ya que son cortitos y los primeros.

      Besos x

      Eliminar
  2. Excelente la sinopsis y el primer capítulo. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  3. Hola Jo me ha encantado, voy por el que sigue, besos

    ResponderEliminar
  4. gracias!!! me encantó la primera historia y seguro esta será excelente besos

    ResponderEliminar
  5. No savia habia 2 parte jejeje me encanta muchas gracias

    ResponderEliminar
  6. Me gusto este primer capítulo ,es atrapante esperó los próximos capítulos

    ResponderEliminar
  7. Me alegra que la historia continúe, ahora con el amigo de Jeremy... y el amigo de Chad.
    Gracias por compartir la historia. Saludos

    ResponderEliminar
  8. hola lei el primer libro de la serie y gusto mucho,ojala siguieras la historia de lucas y jake.se ve muy especial.saludos una fan enamorada de tus libros.

    ResponderEliminar